TECNOALDEAS

Mención en el concurso ALUMED-STRONG 2017.

Con más de 2 millones de habitantes, Accra es una de las áreas metropolitanas más pobladas del continente africano. El proceso de industrialización durante los años 60 y 70 provocó una rápida expansión urbana que contribuyó a la migración desde zonas rurales del país hacia la capital ghanesa. Este fenómeno propició la aparición de áreas pobladas por familias con bajos recursos económicos. Una de estas zonas es el barrio de Agbogbloshie, conocido por albergar un enorme vertedero tecnológico que está considerado el lugar más contaminado del mundo. Junto a éste se encuentra Old Fadama, un suburbio en el que se calcula que viven unas 80 mil personas en condiciones de infravivienda.

Ghana importa 215 mil toneladas al año de material electrónico de segunda mano procedente de países desarrollados, la mitad del cual es inutilizable y termina en vertederos. En ellos se efectúa el quemado de este material para extraer metales como el cobre o el aluminio con el fin de ser vendidos. Este proceso se realiza sin ningún tipo de medida de seguridad ni control mediambiental.

La importación de electrónica de segunda mano ha generado en Ghana una importante cultura del reciclaje. En Accra abundan los comercios que ofrecen la venta y reparación de aparatos usados. Existen iniciativas como la Agbogbloshie Makerspace Platform que se centra en dar una segunda vida a la basura promoviendo proyectos en los que participan tanto vecinos como diseñadores y técnicos.

En junio de 2015, Old Fadama sufrió la inundación de su sector más cercano al río Odaw. Con motivo de ello, la Asamblea Metropolitana de Accra ordenó demoler la zona afectada frente a la oposición de los vecinos, quienes definieron la actuación como ilegal. Alrededor de 2 mil personas fueron deshauciadas y tuvieron que resguardarse en tiendas de campaña que se habilitaron en la zona tras la demolición.

El proyecto busca construir tecnoaldeas: escenarios que alberguen las iniciativas de cooperación y reciclaje que se están desarrollando en Agbogbloshie. La cultura de la reutilización es algo común entre el lugar y los sistemas StrongForms, a través de los cuales se pretende dar respuesta a las necesidades espaciales de sus habitantes. Se propone explotar las ventajas del sistema constructivo diseñando tipologías moduladas que puedan ser reproducibles y permitan ahorrar costes de fabricación.

 

CRÉDITOS

Autor: Salva Serrano

Visualización: Joaquín Lucas y Diego Abellán